DVPO header Home page link King County
Chinese 中文 Vietnamese Tiếng Việt Somali Af Soomaali Russian Русский
Subpage Imape
Orden de protección
Programa de asistencia


Seattle (206) 477-1103
Kent (206) 477-3758


Obtenga más información sobre el
centro más cercano a usted.

1.3 millones de mujeres y 835,000 hombres son agredidos físicamente por un cónyuge anualmente en los Estados Unidos.

Preguntas frecuentes

Preguntas frecuentes

¿Cómo puedo proteger a mis hijos si la corte ordena visitas con mi abusador?

Visita supervisada

Las inquietudes sobre la seguridad de los hijos en los casos de violencia doméstica muchas veces van desde un riesgo muy alto hasta un riesgo más bajo. En los casos de más alto riesgo, puede ser demasiado peligroso para el acusado tener algún contacto con los hijos. En otros casos, donde hay menos riesgo, la corte puede ordenar que se le permitan al acusado las visitas no supervisadas. Para esos casos que estén entre los extremos, probablemente considere que es importante que el acusado tenga contacto con los hijos, pero que dicho contacto sea supervisado por otra persona. Esto se llamaría visita supervisada. Existen dos tipos de opciones de visita supervisada disponibles en el Condado King: supervisores profesionales no afiliados a un centro de visitas (supervisores independientes) y supervisores que brindan servicios de supervisión dentro de un centro de visitas (supervisión basada en el centro). Tanto los supervisores basados en el centro e independientes cobran una tarifa por sus servicios pero las cortes por lo general requerirán al acusado que paguen los costos relacionados con la visita supervisada.

Para saber más sobre la visita supervisada y si es conveniente para su familia, vea la siguiente publicación de The Family Violence Prevention Fund (Fondo de prevención contra la violencia familiar) que se llama: Programas de visitas supervisadas: Información para madres que han sufrido abuso. La publicación incluye información sobre la visita supervisada, cómo preparar a los hijos para la visita, cómo manejar las inquietudes sobre las visitas y preguntas clave que un padre de familia debe hacerse para determinar si el programa de visitas es adecuado para su familia. Se han extraído las siguientes preguntas de una lista más grande de preguntas en esta publicación:

1) ¿Cómo proporciona el programa un ambiente de visitas seguras a los padres e hijos?

2) ¿Cómo intenta el programa hacer que las visitas sean una experiencia positiva para los hijos?

3) ¿Qué papel, si existe alguno, desempeñará el programa en el caso de custodia/visitas de la corte?

4) ¿Cómo recopila, registra y maneja el programa la información sobre las familias?

5) ¿Qué derechos y opciones tengo si considero que el supervisor o el centro de visitas supervisadas no están supervisando adecuadamente a mis hijos o si se comportan de manera poco profesional o no segura?

Para obtener más información sobre la visita supervisada y para tratar las cláusulas de visitas en su orden, contacte al Programa de asistencia de órdenes de protección.

Plena fe y crédito

La plena fe y crédito es una ley federal que dice que una orden ingresada en un estado (o Distrito de Columbia, territorios tribales o de EE. UU.) entra en vigencia en cualquier otro estado, el Distrito de Columbia, territorios tribales o de EE. UU. Por lo tanto, si le dan una orden de protección en el estado de Washington, su orden estará vigente en todo el país.

Si desea saber si su orden tendrá plena fe y crédito fuera del Estado de Washington, comuníquese con el Programa de asistencia para órdenes de protección (Vínculo a PAOP). Para obtener más información sobre la plena fe y crédito, consulte el sitio web siguiente.

¿Debería contratar a un abogado?

Cuando la Ley de la orden de protección (RCW 26.50) se aprobó originalmente, el proceso se diseñó específicamente para que las víctimas de la violencia doméstica pudieran presentar la acción por su propia cuenta (también se conoce como “autorepresentación”) y no tuvieran que contratar a un abogado para que los representase durante el proceso. Como resultado, el proceso está diseñado para las personas que no son abogados y tanto los Comisionados como Jueces que escuchan los casos de órdenes de protección están acostumbrados a tratar con las partes sin representación que comparecen ante ellos. La mayoría de personas que dan seguimiento a las órdenes de protección lo hacen sin abogados. No obstante, puede decidir que su caso es muy complicado o demasiado difícil para que usted mismo lo represente. Si este es el caso, existen clínicas legales y servicios de referencia de abogados para ayudarle a identificar a alguien que tenga la experiencia necesaria en el derecho de familia y casos de violencia doméstica (www.kcba.org). También puede contactar a un programa contra la violencia doméstica basado en la comunidad para saber si le pueden referir a una representación legal de bajo costo o gratuita. Si es residente de Seattle, puede ser elegible para los servicios legales a través del Proyecto contra la violencia doméstica de Seattle del Programa de justicia del noroeste. Comuníquese con un representante del Programa de asistencia para órdenes de protección para obtener más información.

Decidir contratar a un abogado para que lo represente en una acción de orden de protección es una decisión muy personal e importante.
Debido a que una orden de protección es un asunto legal civil, no se le proporcionará un abogado sin cobrarle honorarios. Si desea que un abogado lo represente, usted es responsable de contratar y pagar los servicios de un abogado.

Honorarios

Cuando decida contratar un abogado para el proceso judicial de su orden de protección u otra acción relacionada con el derecho de familia, es importante considerar si puede pagar la representación legal. Las tarifas para contratar un abogado pueden variar pero generalmente incluyen el pago de una “tarifa de retención” que puede variar entre $500 – $5,000 más una cuota por hora (una vez que la retención se acaba). La retención se puede considerar como un pago por adelantado del cual el abogado resta sus honorarios y costos por hora. Los pagos adicionales pueden ser necesarios si la retención no cubre el costo total de la acción legal, que probablemente suceda. Las tarifas por hora normalmente varían entre $125 y $200 por hora.

Si está casada con el acusado o si tienen hijos en común, es probable que también desee prepararse para la posibilidad de que usted (o el abusador) presente una acción del derecho de familia (acción de divorcio o de custodia) ya sea antes, durante o después de su caso de orden de protección. Antes de contratar a un abogado para su caso de orden de protección, posiblemente desee considerar la probabilidad de que también se presente otra acción del derecho de familia y si es así, considere si podría pagar la representación para el caso de la orden de protección y acción del derecho de familia. Si sólo puede pagar para que lo representen en una acción, muchas personas le dan prioridad a la acción del derecho de familia porque esos procesos judiciales generalmente son más complejos, pueden tener riesgos mayores (si la custodia de un hijo está involucrada) y a diferencia de los casos de orden de protección, no hay intercesoras de órdenes de protección que le ayuden a proporcionar ayuda a los demandantes en los casos del Tribunal supremo.

Contratar al abogado correcto es esencial

Si decide contratar a un abogado para que lo represente: es muy importante que contrate a alguien que tenga experiencia trabajando en los casos que involucran violencia doméstica y órdenes de protección. Si su abogado no tiene experiencia o no comprende realmente el tema de la violencia doméstica, entonces es probable que no sea la persona más indicada para representarlo. Al entrevistar a un abogado prospecto, preste atención para ver si el abogado realiza comentarios que acusen a la víctima de lo ocurrido, disminuye el nivel de peligro en el que usted considera estar, se refiere al abuso como mutuo o si no parece enfocarse en la seguridad de la víctima, ya que éstas serían indicaciones de que no es un buen candidato para representarlo en su caso de orden de protección. Las siguientes son algunas preguntas de ejemplo que probablemente desee hacerle al abogado que esté considerando contratar para su caso:

1) ¿Qué experiencia tiene en representar a alguien que ha sobrevivido a la violencia doméstica en un caso de orden de protección o un caso del derecho de familia?
2) ¿Cuáles fueron algunos de los retos que encontró en esos casos? ¿Cómo intentaría evitar esos retos en mi caso?
3) ¿Qué pasos tomó para garantizar la seguridad de su cliente cuando presentó las demandas ante la corte, ayuda solicitada, órdenes preliminares o negociadas con el abusador o el abogado del abusador?
4) ¿Qué estrategia usaría para mi caso individual?

Si no está seguro de que contratar a un abogado para su caso de orden de protección sea lo correcto, posiblemente desee contactar al personal del Programa de asistencia para órdenes de protección para que lo ayuden a explorar las ventajas/desventajas de contratar un abogado (vínculo a la información de contacto de PAOP).